Alexis Sánchez, El Indomable que será leyenda


Por lvar Matusevich:Follow adrianboullosa on Twitter

Xavi Hernández reconocía hace meses, que Alexis Sánchez tenía la virtud del desmarque como una de las más sobresalientes, además de la velocidad, el desborde, el mano a mano y el olfato goleador. En resumen: a pesar de su metro sesenta y ocho, es un atacante completo por banda y por el centro.

Para graficar la importancia del chileno, es necesario explicar que en el fútbol hay veces que el pase lo marca quien lo da y otras –las de anticipo-, en las que el destinatario traza el movimiento y sorprende al defensa expectante del creador y, por tanto, en las mismas condiciones que el delantero, cuando el espacio a proteger depende de lo que haga el que lleva la pelota. Ejemplo en el encuentro del espacio de afuera hacia adentro o viceversa es Dani Alves –a pase de Xavi o de Leo- y Alexis Sánchez es de los que inventa la asistencia con su movimiento: ¿Os acordáis del gol que marcó en el clásico de liga? Cuando Messi se ahogaba después de tres regates, apareció El Indomable, trazó la línea, el 10 descargó y a cobrar.

En retaguardia, las cuestiones atendibles son tantas que el engaño espacial cobra protagonismo y el camino hacia el gol queda marcado por la rapidez de la distracción grupal y por el desenlace esbozado en la profundidad y el cambio de ritmo del movimiento. Desde esta óptica del juego, también es esencial el ex Udinese. En este sentido, el Barça muchas veces recuerda al fútbol americano: Xavi o Messi serían el quarterback y Alexis el receptor más requerido.

A estas alturas, por si había algún desprevenido, Alexis Sánchez es un jugador tremendo e imprescindible para el equipo y su ejército de movimientos mientras aparece la puñalada final. El chileno es un jugador punzante hacia la portería rival y solidario para retroceder con el bloque cuando las circunstancias lo requieren pero, y sobre todo, se presenta como maestro de ceremonias que nos guía hacia la verticalidad más absoluta.

El Indomable, muy bueno con la pelota, ofrece, por el contrario, toda su brillantez sin ella: es más rápido que nadie, gira en horizontal para no caer en fuera de juego y agradece con gol cada caramelo que le regalan. Su forma de mirar, su impronta para no achicarse y todo el talento de barrio y estrategia mimetizado entre su cuna y lo aprendido, hacen que Alexis no sea sino El Indomable sin leyenda, porque es realidad mientras comienza a construirla.

Publicado en Análisis | Deja un comentario

¿Por qué Mourinho no quiso a David Silva y adora a Luka Modric?


Por lvar Matusevich:Follow adrianboullosa on Twitter

El fútbol es raro, muy raro. Cuando José Mourinho llegó al Real Madrid, el Valencia necesitaba vender, como ahora, a sus principales figuras. El FC Barcelona aprovechó con David Villa y el Real Madrid se quedó a las puertas con el canario David Silva porque Mourinho dijo que no.

Veinticinco millones era el precio de un jugador que ha triunfado en el Manchester City y la selección española. Si desde la caverna se rasgaron las vestiduras por el dinero que dispensó el Barça en Chygrinsky e Ibrahimovic, ¿qué tendrán para decir acerca del agujeron negro de Kaká y del negocio desaprovechado en lo referente a Silva?

Cuando se trata de grandes desembolsos, en el caso de Mou y su entorno, es complicado entender. Se pagaron sin rechistar 30 kilos por Coentrao -agente Mendes- y, sin embargo, desdeñaron la fantasía de Silva por menos. Si uno hurga en los gustos de Mou, se imagina las razones: el canario es creativo, tiene poco recorrido defensivo, su escasa estatura le resta posibilidades en el grupo de pretorianos merengues y su representante no es Jorge Mendes.

Abrimos paréntesis: este verano, adjuntos portavoces oficiales a las oficinas de Concha Espina, se olvidaron de este episodio y lanzaron a la calle la gran huevada: portada al canto y Silva seduce a Mourinho. Para matar al míster, habría sido pagar 50 millones más impuestos hoy -¿sacará Rajoy un IVA blanco súper limitado y recalificador?- cuando hace 24 meses se negó a dar 25, aunque todo el mundo tiene derecho a rectificar… si el dinero lo pone otro.

Cerrado este paréntesis, volvemos al caso del volante creativo Luka Modric: técnico, pequeño y poco amigo de las marcas, se parece demasiado a lo que antes no se quiso. Villas-Boas así lo reconoce y busca para los Spurs a Santi Cazorla, es decir, más de lo mismo. Entonces Mou: ¿por qué ahora sí y antes no?

Los caminos de O Dedinho y su entorno son inescrutables y, por tanto, carentes de la más mínima lógica superficial. Atendiendo al aspecto táctico, el Emperador Mou puede pretender un recambio técnico para Di María, tal y como hace cuando decide aislar a Özil y lo obliga a jugar en la banda diestra. O quizás desee, una vez limpiado Kaká -más complicado que recomponer Chernobyl-, otra pieza para discutirle el puesto al alemán. Suponemos que Khedira, con el europeo que jugó, es intocable y Xabi Alonso ni hablemos.

En resumen, rectificar es de sabios aunque sea caro y dos años más tarde. Luca Modric es un jugador interesante, algo irregular y, sobre todo, caro. ¿De qué lo pondrá Mourinho? ¿Tiene nivel para imponer su juego en el Real Madrid? Todo dependerá del respaldo que se le dé y del juego que quiera aplicar el estratega portugués. Pero si no le servía Silva, dudamos que le valga el croata.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

¿Por qué renovarán a Javier Mascherano?


Por lvar Matusevich:Follow adrianboullosa on Twitter

Javier Mascherano seguirá siendo jugador del FC Barcelona, al menos, hasta 2016. Su comienzo como blaugrana fue algo dubitativo, sobre todo porque llegaba para reemplazar al indeciso Yaya Touré y porque en el Camp Nou fue uno de los peores el día en que el Barça cayó 0-2 ante el Hércules. La historia finalizó con los de Pep ganando Liga y Champions y, en gran medida, por Javier Mascherano.

No le gusta que le llamen El Jefecito, apodo que heredó porque fue quien reemplazó, en el recién ascendido River Plate, al Negro Astrada, El Jefe. A pesar de sus deseos, el peso de la prensa argentina pudo con todo y el 14 culé tiene el mote citado.

Hasta la fecha, el internacional argentino que acaba de cumplir el pasado 6 de junio 28 años, ha jugado con el Barcelona en la temporada 2010-2011, 27 partidos, 18 como titular. Ya en la campaña 2012-2013, Mache se estiró a la cifra de 31 encuentros, de los cuales 30 fueron desde el inicio. ¿Qué lo hizo afianzarse como jugador imprescindible para Pep Guardiola y Tito Vilanova?

Los factores, como siempre, son variados pero todos caen en el mismo lugar: talento y capacidad de adaptación, inteligencia y don de liderazgo. Poco a poco, y ante las numerosas lesiones de Puyol y Abidal, el que fuera mediocentro toda su vida, fue reconvertido en defensa central y no solo eso: aprendió a dominar los espacios en un dibujo de tres centrales o de dos con otro par de laterales.

Con la confianza del míster y su indudable ductilidad táctica, Javier Mascherano se hizo, lisa y llanamente, insustituible. Dio todo lo que tenía y su importancia se tradujo en un cruce salvador ante el Arsenal que dejaba fuera de la competición europea al mejor equipo del continente. Pero él llegó y lo evitó; los genios hicieron el resto.

Por estas razones y porque tiene voz de mando en un vestuario pesado de los de verdad, el club y su agente están muy cerca de cerrar el acuerdo que lo vinculará con el club hasta 2016. Hay quienes razonan que si Mascherano es tan bueno, ¿por qué el club busca un central-mediocampista? Simple, porque necesita altura. El metro setenta y cuatro del nacido en San Lorenzo, provincia de Santa Fe, a veces no alcanza y es inteligente, por parte de la secretaría técnica del club, sumar dos centrales altos y un líbero como él a la gama de variantes.

Por tanto, si aún se cuestionan por qué se renueva a Javier Mascherano, la respuesta es corta: por imprescindible.

Publicado en Análisis | Deja un comentario

Y al final el entorno de Mourinho mentía, ¿con la complicidad del Real Madrid?


Por lvar Matusevich:Follow adrianboullosa on Twitter

 Se han enjuagado la boca con la palabra sinceridad desde José Mourinho hasta el último jardinero del Real Madrid. Incluso, la teoría de la conspiración se llegó a emplear en una asamblea societaria con aquella desafortunada frase en la que su presidente, el amo de los ladrillos, los cables pelados y los números en rojo repitió: “no nos dejaron ganar la Champions”.

 Suponían los ingenuos y los cómplices que cada rueda de prensa de Mou eran un canto a la honestidad y toma de posiciones. No había forma de hacer entender a la afición blanca que su entrenador solo perseguía un objetivo: arañar puntos fuera de los campos de juego. Si lo consiguió o no, lo aclaran las imágenes, pero que su idea era cualquier cosa menos espontánea y sincera, ha quedado clarísimo.

 Estrategia y su significado: arte de dirigir las operaciones militares. Conjunto de acciones planificadas sistemáticamente en el tiempo que se llevan a cabo para lograr un determinado fin. Proviene del griego Stratos = Ejército y Agein = conductor, guía.

 ¿A qué os suena? Efectivamente, uno de los bravucones preferidos por José Mourinho, su portavoz, es decir el dueño de su verbo cuando el míster decidía callar, también interesadamente y no para, bondadosamente, no exponer su verdad, canceló su twitter con la siguiente, y nada enigmática frase: “nueva temporada, nueva estrategia”.

 Por fin, haciendo gala de una inteligencia que no tiene, aunque se la quieran adjudicar, la meta-voz del míster se dejaba escapar que todo lo dicho –mentiras- y las formas escogidas –de taberna- obedecían a un “conjunto de acciones planificadas sistemáticamente (…) para lograr un determinado fin”; es decir, repetimos,  ganar fuera de los terrenos lo que dentro de los mismos fueron incapaces.

 Ahora, creyendo que el gigante catalán, el opresor de la patria y sus hordas invasoras, están vencidas, han decidido silenciar al can rabioso de Mourinho. La lectura inmediata de la prensa afín es que el Real Madrid ha inducido a que Eladio Paramés –así se llama el sujeto- deje sus hábitos barriobajeros allí donde su entorno se lo permita y lejos del club que, -12 títulos en la Era Guardiola, ahora volverá a la milonga del señorío.

 ¿Podemos pensar que cuando Paramés dijo que Dani Alves era “un burro con gafas” lo hacía con la venia de Florentino Pérez y sus mudos asesores? ¿Se mantuvo el club al margen para lo malo y vergonzoso y ahora nos quieren hacer creer que, para lo correcto, la hidalguía cínica y rancia sí actúan? ¿O será todo obra y orden del Emperador Mou?

 Sea lo que sea, el gran Eladio, de dudoso buen hacer, ha sido protagonista  –mandado- de los capítulos más lamentables del fútbol español. Como decía Tito, tanto a él como al entrenador blanco, lo juzgarán el resto de su vida las imágenes del “dedo en el ojo y la colleja”. A Paramés lo ha enjuiciado la sarta de barbaridades escritas. ¿Y al Real Madrid lo debe juzgar alguien?

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Los cambios imprescindibles que necesita el fútbol español


Por lvar Matusevich: Follow adrianboullosa on Twitter

En épocas de exclusión social y desamparo ante los recortes más salvajes de la historia democrática española y más allá, el fútbol nacional debe encabezar una serie de medidas que puedan promover el crecimiento de los clubes –y de los individuos- sin necesidad de depender de la banca o de la morosidad.

La cantidad de equipos –deberíamos tener una liga de 18- y partidos, aunque atente contra los derechos televisivos, debe ser revisada desde una óptica realista y descarnada, sin recurrir a los parches de siempre mientras creemos que, por ganar la Eurocopa, este país inventó la pelota.

Hay, en sentido reformista, algunas medidas que pueden ser interesantes para dejar de desprestigiar algunas de las competiciones. Por ejemplo, la Copa del Rey debería dejar de jugarse a dos partidos en todas las instancias menos en la final. Quizás, podríamos optar por lo contrario: muerte súbita en todas las eliminatorias menos en el duelo por el campeonato.

Las rondas, semifinal inclusive, es imprescindible que se disputen a partido único en campo del más débil por divisional –si hay dos conjuntos de Primera, en la cancha del último clasificado-. Con esto aseguramos que los equipos pequeños sumen un buen pellizco a sus arcas y que, por otro lado, que los poderosos no se relajen ante la sorpresa que te puede dar cualquiera en noventa minutos. La gran final, a doble partido y evitar que, según capricho, las instituciones no cedan sus estadios. Es esto o un calendario serio de destinos, es decir, que sepamos el lugar de las próximas cinco finales de Copa.

El apartado disciplinario es otro de los absurdos en los que los intereses particulares son los motivos recurrentes de los que gobiernan la RFEF y de los que quieren salir beneficiados. No importa si es un cochinillo o una agresión: las compensaciones suman errores y falta de credibilidad. Hay que acabar con esto ya y obligar a que se actúe de oficio ante alevosías como las de Pepe contra Messi. Las agresiones deben pagarse y si el árbitro no las ve, suspenderlo.

No es posible que, como acto frecuente, el árbitro que se equivoca termine siendo premiado con europeos, mundiales o partidos importantes en Champions. Un fútbol serio se construye, no desde los títulos, sino a partir de la honradez y la transparencia. Por ahora languidecemos en la opacidad, lamentablemente.

En cuanto a la financiación, hay que acabar, de una vez por todas y junto al fair play propuesto por UEFA, que los clubes acaben por fichar grandilocuencias a base de créditos ventajosos, millonarios y que, a todas luces, se traducen en una opulencia ficticia. Sin entrar en nombres propios, hemos visto y comprobado cómo Bankia, y su posterior quiebra que pagaremos todos, facilitó en su día, dos de los fichajes más caros de la historia. Es inmoral, sea quien sea el favorecido.

No se entiende cómo los clubes que en asamblea societaria sacan pecho con ganancias bestiales, terminan por recurrir a préstamos, influencias y beneficios espurios e incomprensibles en un contexto de quiebra general, incluyendo las empresas que dirigen –en privado o no tanto- quienes presiden las pomposidades de las sociedades civiles deportivas en cuestión.

Y para prevenir la desquiciante necesidad del negociado, junto a los demás clubes europeos, debemos impulsar un fútbol de canteranos con cuotas obligatorias en el once titular. La medida debería ser progresiva y comenzar con un mínimo de tres titulares por partido formados en el club. ¿Cómo definir canterano? Simple: dos años como mínimo en el fútbol base del club que lo hace debutar. El porcentaje no necesariamente debe ser acompañado dentro de la plantilla, pero sí con la cantidad de futbolistas habilitados para ocupar los puestos del primer equipo. Lo óptimo sería terminar con la mitad más uno de canteranos en cada once titular.

Con esto favoreceríamos la formación, obligaríamos a los clubes a que se ocuparan de labores sociales impulsando el crecimiento deportivo e intelectual de los chicos a los que tutelan y contribuir, en épocas de miseria como estas, a la inclusión e igualdad de oportunidades desde el ámbito deportivo.

Y no confundir canteranos con nacionales. El famoso 6+5 impulsaba que cada club tenga la mayoría simple de jugadores “seleccionables” en la formación inicial de cada jornada. Es un error, porque no es cuestión de banderas sino de detener el gasto irracional. Por ejemplo, el Barcelona podría pagar 50 millones por Xabi Alonso y con esto no arreglaríamos ni el tema de la financiación ni el social.

Por tanto, repito, las nacionalidades no importan, sino la pedagogía desde los niveles infantiles: valores, absorción del éxito y del fracaso, solidaridad y compañerismo, además de asignaturas, alimentación y cultura del esfuerzo, se enseña y se aprende desde el deporte. Es la sociedad que el fútbol debe contribuir a crear.

En resumen, desde la ingenuidad y la simpleza, he tratado de aportar mi granito de arena a la situación tan espantosa que vive nuestra sociedad. El fútbol no es solo un entretenimiento sino un puente que lanza mensajes. Ahora, también debe implicarse en acciones transformadoras ya que el estado, aquello por lo que antes pagábamos impuestos, se hunde a la vez que nos obligan a costear la fiesta de los que lo arruinaron.

Publicado en Análisis, Opinión | 5 comentarios

El indulto a Mourinho: la mierda nos salpica


Por lvar Matusevich: Follow adrianboullosa on Twitter

José Mourinho agredió desde atrás a Tito Vilanova en una de las fotografías más penosas de la historia de los clásicos. Marcelo pudo romperle los ligamentos a Cesc Fàbregas y Mesut Özil también fue expulsado en la pasada Supercopa. La sanción queda en nada, todos indultados y a jugar de nuevo contra el Barça, a ver si hay suerte y suman otro título a su esquelético palmarés plagado de euros, vacío de honor.

El Barça, es cierto, se favorece con el perdón a Tito y a David Villa –aún en fase de recuperación-, pero la mera comparación es insolente por el grado de violencia expuesto desde el Real Madrid y la tímida reacción blaugrana. Indudablemente, el ganador de toda esta vergüenza es quien precisamente no la tiene. El técnico portugués sale falsamente victorioso y deja un mensaje a la sociedad en particular y al deporte en general: vale todo.

Desde que llegó al Real Madrid, el díscolo entrenador luso, articuló una serie de conductas que bien le pudieron costar su despido si estuviese en un club de jerarquía ética y no en una institución presidida por uno de los popes de la economía española en ruinas. La institución de Concha Espina, desesperada por su latente e inobjetable inferioridad deportiva, social y –repito- ética, expuso sobre la mesa de los objetivos uno muy claro: desbancar al Barça como sea.

Manuel Pellegrini no pudo, pero al menos fue un caballero. Mourinho ganó una Copa mientras el Barça hacía doblete, y una liga a la vez que los chicos de Pep Guardiola levantaban cuatro títulos, Messi batía récords históricos e Iniesta se coronaba como el mejor jugador de la Eurocopa. Evidentemente, el hecho delictivo, por ser gracioso, tampoco los llevó al éxito.

Aún en el fracaso, y con los vientos ideológicos a favor, el Real Madrid tiene la coyuntura de su lado. Lo que algunos sinvergüenzas bautizaron como Villarato, ha concluido en la recurrente justicia sin vendas. Claramente favorecidos en liga, los Pepe y compañía liquidaron el campeonato a base de partidos como los de Vallecas y Mestalla, mientras al Barça no le pitaban penaltis clamorosos como ante el Espanyol. Eso sí, con todo decidido, casualmente, los números desde los 11 metros, se equipararon.

El indulto final favorece deportivamente al Real Madrid pero deja un precedente sin parangón: la ley de Mou es el paradigma a seguir, la violencia un argumento y la despenalización un recurso para el poderoso equipo que no cedió su estadio para la final de la Copa que introduce su desgastado, y hasta cierto punto, rancio nombre.

Los portugueses ganan fuera del campo porque además tienen a favor al sector más inmoral de la desinformación. Mientras ganen ocuparán las portadas como lo hizo un canterano por tener ficha del primer equipo. Es tan grande el vacío existencial de esta gente que el todo vale repercute diariamente en el mensaje ofrecido desde la irresponsabilidad. Hasta que pase algo, hasta que el monstruo caiga y en el exacto momento de su derrota final, eyacule la bilis que le quede, único resquicio del odio que han sembrado.

Publicado en Opinión | 14 comentarios

Bienaventurados los caras duras: ¡un canterano en el Real Madrid!


Por lvar Matusevich: Follow adrianboullosa on Twitter

Las imaginarias guirnaldas pueblan el Santiago Bernabéu mientras se estudia qué empresa amiga del Presi techará el estadio. Los juegos de artificio explotan uno a uno para recibir la decisión más trascendente de la última década. Los canapés circulan y el champán –prohibido el cava en Concha Espina- riega las sonrisas del madridismo que hoy saca pecho con portadas de festín: un canterano tendrá ficha del primer equipo. ¡Aleluya!

Jorge Mendes, con el gesto adusto, hace cuentas del espacio perdido para que la jauría que quiere ser como el Barça pero no lo admite más que con La Roja, calle y pueda reivindicar el sistema de formación del fútbol base merengue. Los cielos se aclaran al tiempo que los Ultras Sur, por fin, pueden gritar ¡Arriba España! sin el gesto fruncido de contar catalanes hasta en el cuello de la camisa de los Manolos.

El Real Madrid, cuyo modelo deportivo ha fracasado estrepitosamente en relación de títulos-presupuesto, dará ficha a Álvaro Morata, aquel chico al que el luso sin palabra prometió llevar al primer equipo la temporada pasada después de que le negaran a Ameyda y le ficharan a Adebayor, hace dos campañas.

¿Será el nueve del filial alternativa a Pipita o Benzema? Ni en pedo, dirían en Barracas. Al parecer, y según la prensa afín que festeja hasta cuando se limpian el culo con doble capa blanca, Mourinho estaría encantado con la ¡¿evolución?! [sic] del chico de 19 años. ¿Le habrá agregado remate, desmarque o juego de cabeza a su estilo? Nooooo, Morata ha pasado de ser el 9 del futuro a un carrilero por izquierda que los bufones del verbo postulan como suplente de Cristiano, si algún día se recupera de la traición de los mismos que lo proyectaban a Balón de Oro y ahora hacen campaña por Íker Casillas –la cuestión es que sea del Madrid-.

La vida tiene estas cosas. Cuando el Barça deslumbra con su fútbol-base que nutre al mejor equipo de la historia de jugadores, estilo y entrenadores, la caverna se calla y espera a que juegue España para encumbrar el resultado de la política más brillante de las últimas décadas. Sin embargo, y a pesar de regalar a dos de sus joyas, si Mourinho, en un momento de diarrea, se equivoca y lleva un canterano, las portadas se suceden, las cigüeñas repiquetean y el mundo se vuelve rosa envuelto en algodones puros y músicas celestiales. ¡La novia es virgen!, exclaman en el burdel.

Es otro ejercicio más de hipocresía de los alquila-plumas más descarados de la sintaxis deportiva. No puede sorprendernos ya porque es una práctica frecuente a ambos lados de la orilla de los intereses. Sin embargo, lo que sí es de reseñar, es que todo vale para limpiar la cara de un tipo que ha hecho del Real Madrid lo que ha querido y cuyo resultado son más vergüenzas que honores. Todo a cambio de dos títulos. Un alma demasiado barata para creerse el club más señor de una historia que conviene –a ellos- recordar muy poco.

Publicado en Opinión | 1 comentario