Juan Román Riquelme: que la chupen, que la sigan chupando


Por lvar Matusevich: Follow adrianboullosa on Twitter

Las trincheras están llenas de gusanos, carne putrefacta, decadencia, miseria, mezquindad y envidia.

Al menos así ha sido siempre la batalla contra el talento, sobredimensionada todavía más, si ese hombre no transa, no negocia, juega, hace jugar y se caga en cada uno de los burdelarios puteriosos del periodismo argentino.

Sí, la vida de Román ha oscilado entre los lame suelas y despechados. Gorditos, desfigurados, imberbes, personajes a sueldo de quienes no se atreven a ir contra el clamor popular y pobres tipos incapaces de articular el condicional, se han sentido poderosos, cuando no son más que los testaferros del dedo que señala.

En fin, inmisericordes que reparten fútbol y carne para todos, mientras la suite Evita se llena de los mismos gorilas que dicen odiar, aunque comparten la mesa en donde se parte y se reparte la vida por Perón, carajo. ¡Qué mierda van a ser peronistas!

Todo tiene que ver porque es un cambalache el espacio compartido mientras el 10 de Boca, el que no pone un mango para que lo quieran, danza en el verde césped de una Bombonera entregada, pueblo, canto, recuerdo de tantas y gloriosas horas.

Román, el último maestro de un fútbol argentino pauperizado por tipos como Lombardi y su ridículo boxeo mientras raja y dice que Messi tiene que ser suplente en Argentina o que el Barça no daría cuatro pases seguidos en la cancha de All Boys. Qué le vamos a hacer si cualquiera habla, apunta, dispara y recula.

Pero, a pesar de los pesares y de las indignidades libertarias de quienes nunca creyeron en la libertad, Riquelme la pisa, la pone bajo el pie, mira con el culo y se lo rompe, domingo a domingo, a cada pelotudo que lo ha venido cuestionando. Riquelme es magia, el máximo ídolo de la historia boquense.

Sin hablar pero diciendo, sin arrogancia pero altivo, sin populismos ni demagogas conductas, Román nos muestra el camino oscuro para otros, diáfano para el gran asistidor del fútbol planetario. Gracias por existir, maestro.

todobarcelona.net en Follow adrianboullosa on Twitter: síguenos

todobarcelona.net en : síguenos

*todobarcelona.net será un portal, ahora en construcción, que saldrá al público este verano: consultas, colaboraciones, ideas o necesidades, dirigirlas a

imtodobarcelona@gmail.com

¡Gracias!

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Juan Román Riquelme: que la chupen, que la sigan chupando

  1. Hernán dijo:

    El engaño astuto del que amaga una conducta para decidirse por otra. Las sutiles intrigas que preceden una asistencia. La hidalguía del que pedalea con sabiduría, del que parece que camina, pero vuela, ajeno a tanto que lo rodea. Román: bailarín de un tango hondo, en medio del vértigo se frena, levita, se suelta, amaga y se fuga por donde nadie espera.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s