¿Por qué Mourinho no quiso a David Silva y adora a Luka Modric?


Por lvar Matusevich:Follow adrianboullosa on Twitter

El fútbol es raro, muy raro. Cuando José Mourinho llegó al Real Madrid, el Valencia necesitaba vender, como ahora, a sus principales figuras. El FC Barcelona aprovechó con David Villa y el Real Madrid se quedó a las puertas con el canario David Silva porque Mourinho dijo que no.

Veinticinco millones era el precio de un jugador que ha triunfado en el Manchester City y la selección española. Si desde la caverna se rasgaron las vestiduras por el dinero que dispensó el Barça en Chygrinsky e Ibrahimovic, ¿qué tendrán para decir acerca del agujeron negro de Kaká y del negocio desaprovechado en lo referente a Silva?

Cuando se trata de grandes desembolsos, en el caso de Mou y su entorno, es complicado entender. Se pagaron sin rechistar 30 kilos por Coentrao -agente Mendes- y, sin embargo, desdeñaron la fantasía de Silva por menos. Si uno hurga en los gustos de Mou, se imagina las razones: el canario es creativo, tiene poco recorrido defensivo, su escasa estatura le resta posibilidades en el grupo de pretorianos merengues y su representante no es Jorge Mendes.

Abrimos paréntesis: este verano, adjuntos portavoces oficiales a las oficinas de Concha Espina, se olvidaron de este episodio y lanzaron a la calle la gran huevada: portada al canto y Silva seduce a Mourinho. Para matar al míster, habría sido pagar 50 millones más impuestos hoy -¿sacará Rajoy un IVA blanco súper limitado y recalificador?- cuando hace 24 meses se negó a dar 25, aunque todo el mundo tiene derecho a rectificar… si el dinero lo pone otro.

Cerrado este paréntesis, volvemos al caso del volante creativo Luka Modric: técnico, pequeño y poco amigo de las marcas, se parece demasiado a lo que antes no se quiso. Villas-Boas así lo reconoce y busca para los Spurs a Santi Cazorla, es decir, más de lo mismo. Entonces Mou: ¿por qué ahora sí y antes no?

Los caminos de O Dedinho y su entorno son inescrutables y, por tanto, carentes de la más mínima lógica superficial. Atendiendo al aspecto táctico, el Emperador Mou puede pretender un recambio técnico para Di María, tal y como hace cuando decide aislar a Özil y lo obliga a jugar en la banda diestra. O quizás desee, una vez limpiado Kaká -más complicado que recomponer Chernobyl-, otra pieza para discutirle el puesto al alemán. Suponemos que Khedira, con el europeo que jugó, es intocable y Xabi Alonso ni hablemos.

En resumen, rectificar es de sabios aunque sea caro y dos años más tarde. Luca Modric es un jugador interesante, algo irregular y, sobre todo, caro. ¿De qué lo pondrá Mourinho? ¿Tiene nivel para imponer su juego en el Real Madrid? Todo dependerá del respaldo que se le dé y del juego que quiera aplicar el estratega portugués. Pero si no le servía Silva, dudamos que le valga el croata.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s